¡El alma y la vida!

Me apasionan las películas de Batman de Christopher Nolan. Y sobre todo los villanos que en ellas aparecen. Porque representan arquetipos universales presentes en nuestra realidad, la social y también la que habita en nuestra psique. Personajes como el Joker y Bane. Cuya esencia está representada con otros nombres y formas en diferentes culturas y religiones.

El Joker se define como un “agente del caos” y Bane como un “mal necesario” disfrazado del “salvador” populista que ha venido a devolver el poder a un pueblo oprimido por los ricos y poderosos (aunque en realidad sólo quiere destruir Gotham cual Sodoma y Gomorra porque considera que nadie es inocente). El primero siembra el caos y provoca el pánico, el segundo es el ángel exterminador que desata la destrucción y la muerte.Al orden por el caos” o “desatar el fuego purificador” sobre una sociedad corrupta.

Aunque lo verdaderamente importante es lo que simbolizan ambos en nuestra vida cotidiana. El Joker simboliza la pérdida de nuestra humanidad, de nuestra alma. Para ello utiliza el miedo como vía para empujarnos a realizar actos repulsivos y faltos de toda moralidad. Bane considera que, ya perdida nuestra alma, lo siguiente es que vivamos una vida sin sentido, vacía y pobre (una muerte en vida). Confundidos por falsas esperanzas y siempre desde el enfrentamiento y la división permanentes. Ambos son expertos en desatar en nosotros la ira, el odio, la rabia, el egoísmo… lo que sea para que dejemos de sentir amor, perdón y compasión. Porque frente el miedo el amor es la más poderosa de las respuestas. Y contra el enfrentamiento sólo podemos oponer perdón y compasión.

Ahora piensa cuántos Joker y Bane existen en tu vida. En tu trabajo. Entre tus amigos. En lo programas de TV que ves. En los vídeos virales que compartes… Incluso ¿cuánto de Joker y de Bane existe en ti?. Y sobre todo, reflexiona sobre la presencia de Joker y Bane en la política y en las ideologías, en los medios, en la actualidad, en lo políticamente correcto o incluso en el deporte… Miedo y enfrentamientos constante. Y todo para que nos dejemos la vida girando en la rueda como un conejillo de indias en su jaula. Sin alma, sin esperanza… sin sentido.

¿Y qué hacer? ¿Convertirse en Batman? ¿Luchar contra el sistema?. Podemos hacerlo por supuesto, pero la auténtica batalla es por nuestra alma y por encontrar un sentido a nuestra vida. Por eso la lucha hay que librarla dentro uno mismo. Eliminando el miedo y el enfrentamiento en nuestro interior. Para no sucumbir al miedo y al enfrentamiento creado por otros alrededor nuestro. Liberar nuestro interior es la mejor manera de ayudar y liberar a otros.

Edmund Burke decía que “Para que el mal triunfe basta con que los hombres de bien se queden de brazos cruzados”. Lo que me lleva al primer villano de la saga de Nolan, y maestro de Batman: Ra’s al Ghul. Un personaje que ante la pérdida injusta opta por la venganza para dar un sentido a su vida. Y que termina por convertirse en un criminal desalmado. Incapaz de amar, de perdonar y, por supuesto, de experimentar la más mínima compasión.

Deja un comentario