Sobre Javier Salso

“Vemos un niño sentado en una silla y a su padre que le habla en cuclillas. El padre le mira desde abajo, el niño no puede fijar la mirada. El padre no está arrodillado, porque está dando una terrible noticia, y nos arrodillamos para rezar o pedir matrimonio. Aunque el padre también susurra, como cuando elevamos una plegaria.

– Hijo, mamá no va a volver más – le dice con la voz entrecortada. El niño no responde y el padre no quiere dejar lugar a dudas.
– ¡Mamá ha muerto! – luego el silencio.

El niño tiene 5 años, y mira a su alrededor mientras esas palabras se deslizan con cortante suavidad a través de su mente. Aun hoy, 35 años después, puede sentir lo pequeña que se hacía la habitación a cada segundo, no se derrumba el mundo con la muerte, pero se encoje para aquellos que la experimentan a través del ser querido. No están solos en la habitación. Está su amigo de la infancia, Juan Pedro… al que también perderá los próximos días cuando abandone su hogar para partir al destierro impuesto que supone pasar los días de diario con una abuela, y los fines de semana en el pueblo, con la otra. Con la abuela que ha perdido, ya con ésta, dos hijas. Hay varias personas más con rostros helados y gestos contenidos. No recuerda sus caras. Fuera es primavera, pero en esa habitación flota el invierno. El niño se queda muy quieto, como el boxeador noqueado que duda entre caer o cerrar los ojos. Agazapado en su rincón. Acorralado por un enemigo desconocido que cambiará su vida para siempre…

Aquí comienza mi historia. Perdí a mi madre con 5 años y desde entonces he buscado transformar una pérdida de esa magnitud en un aprendizaje para crecer personal y profesionalmente. He tenido que perder para encontrar. Y este blog es mi personal manifiesto vital. Como lo defino en la cabecera “un cofre que contiene pensamientos, emociones y experiencias que nos definen, nos orientan y nos ayudan a regresar cuando nos perdemos”. Pero que también puede ayudar a otros, porque aunque todos debemos buscar ser únicos y originales, todos compartimos una misma naturaleza.

Si quieres ponerte en contacto conmigo javier.salso@hotmail.com