¿Qué es un planificador estratégico explicado en 12 arquetipos?

“De una manera u otra somos parte de una sola mente que todo lo abarca, un único gran hombre” (C.G.Jung)

Durante muchos años he trabajado como planner en agencias de publicidad. Un maravilloso trabajo que me ha permitido evolucionar como persona y como profesional con sentido. Pero difícil de explicar a familiares y amigos. Por eso he utilizado los arquetipos para explicarlo, y también para explicarme a mi mismo este camino vital por el mundo de la Publicidad y el Marketing.

El hombre corriente

El planner es la voz de la gente, de los consumidores, del mundo real… es el que mira a través de las ventanas y ayuda a las marcas a dejar de mirarse todo el día en el espejo. Puede hacer salir de su introversión neurótica a los departamentos de Marketing. Su misión es facilitar la conexión con otros a través del sentido común. Utiliza el realismo y la empatía para hallar insights

El explorador

“El planner es un explorador nato, puede abrir nuevas rutas de exploración cuando es necesario, cuando ninguna otra funciona… Ayuda a superar los límites a las marcas desde el inconformismo. Es el que siempre busca y trata de encontrar cosas nuevas. Un cazador de tendencias al que guía el deseo de descubrir. Un maestro de la serendipia

El sabio

“El planner no puede dejar de leer, de curiosear, de averiguar qué ocurre con las personas y el mundo… Es un investigador nato que atesora conocimientos para orientar e inspirar a los demás. Utiliza su inteligencia y su capacidad de análisis para cimentar su trabajo. Sabe que sólo la verdad hace libres a las marcas”

El héroe

“El planner está encantado de haberse conocido y creé que su trabajo es clave en cada proceso, en cada viaje del héroe. Por eso trata de demostrar su valía, superarse a si mismo y ser competente en cada proyecto que emprende. Tiene fuerza de voluntad y raramente se rinde. Siempre encuentra un camino para las marcas”

El rebelde

“El planner debe fomentar el inconformismo e ir más allá de las reglas y leyes establecidas. Pelearse con el CEO, enfrentarse con el Director Creativo y frenar a los Directores de Cuentas cuando es necesario hacer la revolución. Es un arquetipo compartido con los creativos, con lo cual se pueden fomentar alianzas “fuera de ley” y el pensamiento “out of the box”

El mago

“El planner puede hacer magia siendo el genio que concede deseos, un ilusionista que siempre ofrece un truco mejor u ofreciéndola llave que abre mundos mágicos para las marcas. El brief y la ruta estratégica pueden ser “mágicos” cuando son buenos y no un corsé. Un mago capaz de ir más allá de la dualidad cliente – creativo y hacer que las cosas sucedan

El amante

De un buen planner la mitad de la gente pensará que es un crack, la otra mitad un fraude. Despierta amor y odio a partes iguales, nunca deja indiferente. Aunque siempre sabe presentar, argumentar y vender “humo” o un magnífico trabajo. Trata de enamorar y seducir a todos los que le rodean y crear “ambiente”. Puede llegar a ser el amante perfecto para los creativos”

El bufón

“El planner es un perfil crítico, cínico, irónico… y eso le ayuda a estar dentro y fuera del sistema a la vez. Sabe que trabaja para lo peorcito y que esto sólo va de ganar dinero. Que las marcas son sólo marcas. Y las campañas no son “arte”. Pero que también se puede disimular, vivir el momento y disfrutar sin tomarse nada demasiado en serio”

El cuidador

“Al planner le encantan las dificultades y ayudar a todos en la agencia. Es un “Señor Lobo, soluciono problemas”. Puedes contar con él en momentos de crisis, de bloqueo, de urgencia. Le encanta sentirse útil, ya sea porque realmente cree en ese rol o por el tamaño de su ego. Es bueno saliendo de su zona de confort para ayudar a otros a permanecer en la suya”

El creador

“El planner desea crear cosas que permanezcan en el tiempo, y aunque sabe que nada de esto es real y el Marketing es efímero, tiene su corazoncito. Cree que las marcas también pueden crear y encarnar algo valioso. Ser capaces de inspirar, emocionar, sorprender y ser algo más que marcas, trascender lo que son. ¿Acaso no es eso lo que todos buscamos?

El gobernante

“El planner deja de ser planner a través de dos arquetipos: el gobernante y el inocente. En este arquetipo cede a la tentación del lado oscuro, del poder. Porque suele estar en el centro de todo, tanto por la posición que ocupa en el organigrama, cómo por su rol en el trabajo, rol con clientes, new business… siempre está presente la tentación de ir más allá a través de puestos de alta dirección”

El inocente

Es el arquetipo que el planner interpreta el día que deja la profesión. Y es que, pese a no ser un trabajo de los que mejoran el mundo, le puede enriquecer enormemente en lo personal, y ayudarle a ser quien ha venido a ser. Ese día se siente por fin feliz y libre para ser él mismo. Sin la etiqueta de planner y con un nuevo camino vital por delante

 

Por Javier Salso.